Lucia Roca: Surf&Yoga
Lucia Roca: Surf&Yoga
Lucia Roca: Surf&Yoga

Interview

Lucia Roca: Surf&Yoga

Quién és Lucia Roca?

Tengo 31 años y soy de Barcelona pero vivo en Portugal. Estudié Publicidad y RRPP pero hace unos años lo dejé todo para ser profesora de Yoga. Mis dos pasiones son el Yoga y el surf y me siento super afortunada por poder vivir de ello. Lo más importante para mi día a día es mi práctica de yoga y poder saltar al agua. Para mi una vida saludable es muy importante combinando movimiento, comida saludable (soy vegetariana), conexión con la naturaleza y espacio mental.

Porque te has trasladado a Portugal?

La primera vez que vine a Portugal de vacaciones me enamoré del lugar y siempre tuve en mente volver para pasar una temporada. La naturaleza me enamoró, el surf, la energía y la gente.

Vine a pasar unas semanas sola para desconectar y conectar conmigo misma. Durante esa semana estaba esperando ver si iba a ser aceptada en un máster que aplique de sports management, tenía muy claro que si no me aceptaban me quedaría aquí. Al final me aceptaron en el máster y tuve que volver a Barcelona para hacer el máster durante un año, cuando acabé el máster cogí un billete solo de ida y a ver que pasaría.

Vine sin nada en mente y después de 5 años sigo aquí haciendo lo que más me apasiona. Surfeando cada día, cerca de la naturaleza y fuera de la ciudad, la oportunidad de dar clases de yoga cada día al aire libre y en estudio. Ahora a día de hoy puedo decir que es mi hogar y que me siento como en casa, que una temporada se ha convertido en mi Lugar.

¿Cómo entró el Yoga en tu vida?

Siempre he sido una chica muy deportista, utilizaba el deporte también como una manera de evadirme de mis pensamientos.

En mis 20 empecé a escuchar sobre Yoga y me llamó la atención otra manera de explorar movimiento en el cuerpo y al mismo tiempo calmar la mente. Empecé a hacer algunas clases y realmente me enamoré. Empecé en un gimnasio en vez de un estudio.

Cada vez que salía de yoga salía con una sensación de paz en la mente y el cuerpo que me encantaba. Yoga al principio para mi solo era la práctica de asanas, no había explorado mucho más allá de eso. Pero poco a poco después de unos años de práctica empecé a tener una práctica regular y diaria donde empezó abrirse todos los conocimientos del yoga.

A través del yoga he aprendido a aceptarme a mí misma, he aprendido a moverme de manera consciente y no juzgar

¿Cuándo empezó tu jornada con el surf?

Hace años empecé a hacer surf en Barcelona y algún viaje al norte (País Vasco) Siempre me había gustado la idea de empezar a hacer surf desde que era pequeña y cuando tenía 23 años lo probé y me enamoré. Supe que sería una parte importante en mi vida. Fue una de las razones mayores por la que me mude a Portugal. El hecho de tener las olas cerca y poder surfear cada día.

Hace 5 años me mudé a Portugal y es cuando pude conectar realmente con el Surf. Cuando surfeaba en Barcelona no había consistencia y realmente no surfeaba. Me encanta el surf pero no podía practicarlo. Ahora aquí en Sagres, el surf se ha convertido en una parte esencial en mi vida que no podría vivir en un lugar donde no hubiera surf.

¿Cómo relacionas el Yoga con el surf?

Para mi el yoga y el surf se complementan muy bien ya que son dos disciplinas que trabajas tanto el cuerpo como la mente dejándote en un estado de calma y felicidad. Me encanta la energía del mar, cada vez que entro en el agua me siento nueva y en paz como cuando finalizo mi práctica de yoga. Cada vez que practico yoga es un momento que me conecta conmigo misma igual que cada vez que surfeo. Es un momento donde puedo dejar ir todas mis dudas, preocupaciones y miedos. Me siento tan viva y despierta en cada momento. Yoga es como el surf porque ambos te enseñan a estar presente contigo misma, estar presente en lo que está pasando porque sino te caes y el momento ya se ha pasado.

El yoga me ha ayudado mucho para mejorar mi técnica de surf. Me ha ayudado a sentirme más ligera en los movimientos, más flexible y al mismo tiempo fortaleciendo partes del cuerpo necesarias para el surf. Me ha ayudado a ser más consciente de mi cuerpo cuando surfeo, más consciente de mi respiración para mejorar mi resistencia durante el surf y sobre todo me ha ayudado a evitar muchas lesiones en el surf.

Los dos son disciplinas que ayudan a estar conectada con tu cuerpo y tu respiración, a ser consciente de cada momento, ambos son movimientos fluidos que se complementan y mentalmente me han ayudado a sentirme más quien soy.

Cómo es un día en tu vida?

Me despierto sobre las 6h30 para practicar yoga, cuando termino mi práctica varía entre 30 min a 1h30 (Depende del día). Tomo un vaso de agua caliente con limón y voy a dar clase de yoga a las 9 hasta 10h30. Cuando termina la clase desayuno algo, depende de si hay olas me como una banana si no suelo hacer un buen desayuno. Durante el día mi prioridad es buscar un buen baño, una o dos veces al día. Voy a surfear con mis amigas o mi novio. Cuando no estoy surfeando o dando clase de yoga estoy organizando cosas en el ordenador como retiros de yoga, clases de yoga, mi página web o haciendo ilustraciones, etc... O quedo con mis amigas para tomar algo. Durante el día paseo a mi perrita Mocha que la suelo llevar a la playa mientras surfeo.

A veces tengo clase de yoga por la tarde tipo 6 a 7h30.

Ceno bastante pronto si no hay un baño por la tarde, suelo cenar sobre las 7h30, muchas veces ceno en casa o salgo a cenar con amigas o mi novio en un restaurante.

Me voy a dormir bastante pronto porque a las 6h30 me despierto.

¿Cómo fue para ti tu primer Deeply Together?

Fue increíble. Me encanto tomar parte de esta experiencia y conocer a todo el equipo.

No conocía a nadie pero me sentí muy bien alrededor de todos.

Me encantó que durante el día hubieran actividades alrededor del surf, fuimos a surfear y luego tuviéramos yoga focalizado en el surf. Me encantó tener la oportunidad de dar la clase de yoga a todos. 

La comida y la casa eran espectaculares. Me encantó la experiencia y me parece super buena idea juntar a toda la comunidad para conocernos y pasar unos días todos juntos.

 

Compartir